El Museo de Reproducciones celebra el Día Internacional de los Museos con una Obra en su contexto que combina arte y gastronomía